La menstruación a la hora de entrenar

La menstruación a la hora de entrenar

CÓMO SOBRELLEVAR LA MENSTRUACIÓN A LA HORA DE ENTRENAR EN EL GIMNASIO…

Por Yazmín Rodríguez, staff HSD Sports Nutrition

A menudo me preguntan: “Yazmín, ¿cómo le haces para entrenar cuando estás en tus días..?”. Yo respondo fácil: “¡Simplemente entreno!” Primero que nada, hay que aceptar que es algo normal en nosotras las mujeres y tenemos que olvidar ese estigma de que es algo “malo”. Es algo normal y hormonal que nos pasa a todas.

Cuando vamos a indisponernos, en la tercera semana del ciclo menstrual, la progesterona nos produce nerviosismo y nos incita a comer más. Y es que, hasta que nos llega, la progesterona se adueña de nuestro cuerpo.  La cuarta semana y última semana del ciclo, el síndrome premenstrual nos puede provocar angustia y decaimiento físico.

La acumulación de líquidos puede hacernos sentir que tenemos algún kilito de más y provocarnos algunas molestias digestivas como la sensación de pesadez, la hinchazón, náuseas o estreñimiento. Tenemos que aprovechar estos días para intentar producir más adrenalina, para que nos tranquilicemos yendo al gimnasio o practicando nuestro deporte favorito.

Son algunas de las respuestas que van a “saciar” esa hambre de felicidad que necesita nuestro cerebro porque en lo primero que va a pensar nuestro cerebro para producir esa felicidad, que parece que nos falta, ¡es la comida! Y no, no es la única respuesta, pues entrenando liberamos muchas “hormonas de felicidad” como la serotonina, que también se liberan cuando comemos. La diferencia es que entrenando sí nos vamos a sentir mejor y sin culpa.

Las mujeres somos relojes: algunos más precisos que otros, pero relojes al fin. Todas compartimos casi los mismos síntomas porque es algo biológico y normal de nuestro funcionamiento. Lo bueno es que al ser algo común en nosotras las chicas, ya podemos armarnos contra lo que nos va a pasar y estar tranquilas que esas ganas locas de comer dulce, estar tristes o más sensibles, son sólo nuestras hormonas gritando.

No es que solamente estemos fallando en nuestra dieta. A todas nos pasa y es algo hormonal: nuestro ciclo se acerca. Entendí que esto que les recalco, es algo que nos pasa a todas y que intentar luchar contra ello es inútil y frustrante, así que mejor adaptarnos a ello.

Yo me cocino mucho, trato de no ingerir productos procesados ni comer azucares refinadas, es lo peor que podríamos hacer. Alimentar el monstruo de lo dulce no nos ayudará a solucionar el problema, por el contrario, lo va a incrementar aún más.

Por eso, agranda las porciones de tus comidas principales, es mejor comer más de lo saludable, que de algo que no nos aporte nada de calidad. Elijamos siempre alimentos menos procesados, más naturales, busquemos recetas saludables y ricas.

La mantequilla de maní, las salsas 0% calorías, las frutas… son grandes herramientas en estos momentos. Cuando te cocines y te ocupes de ti, finalmente vas a sentir una satisfacción y un sentimiento de “Lo hice, ¡vencí la ansiedad!”.

Esto va a liberar en nosotras esas hormonas parecidas a cuando entrenamos. Se trata de superar nuestros propios deseos también. Nadie dijo que será fácil, pero se puede. Mucho entrenamiento mental y paulatino.

Ya que en estos días es un logro ir al gimnasio, recomiendo que vayas y entrenes tu músculo favorito. Que trates de entrenar al máximo de tus capacidades para la situación en la que estás. Nos encontramos súper sensibles, pero siempre hacer algo es mejor que nada. Pensemos en la satisfacción que sentiremos cuando a pesar de sentirnos mal, fuimos y cumplimos con la rutina de ejercicios del día. No dejemos que un par de hormonas controlen nuestro día. ¡Podemos vencerlas..!

Así que ése es mi consejo: ir igual, como si nada, entrenar nuestro músculo favorito, manteniendo una mente positiva y saber que cuando la motivación no esté presente, la disciplina va a entrar en juego.

En cuanto a los suplementos deportivos, son sólo eso: suplementos. Quizás un pre entrenamiento con cafeína nos dé ese extra de energía que necesitamos para ir y darlo todo, pero recordemos que el mejor suplemento que podemos tener para motivarnos es la propia mente y objetivos a cumplir y no podemos dejar que este periodo nos afecte por demás.

Las proteínas chocolatosas pueden ser otra gran herramienta a la hora de cocinar, ya que nos aportan nutrientes y sacian esas ganas de dulce, ¡y sin culpa!

Obvio que hay días en que realmente nos tenemos que quedar en casa, pero tampoco hay que ponernos mal por eso, al día siguiente tendremos una nueva oportunidad para estar positivas y afrontar el nuevo día.

Amigas, sólo deben tener en mente el por qué empezaron. Sé que es un proceso difícil y que el periodo en el medio siempre es un obstáculo más a superar mes a mes, pero es sólo eso: un obstáculo, un “periodo” no es permanente como nada de lo que puedan estar pasando. Saquemos lo mejor de lo peor y siempre tengamos en mente que “hacer algo es mejor que nada”. A todas nos pasa y hay que adaptarnos aprendiendo a vivir con él de la mejor forma posible.