Las proteínas y su función en nuestro organismo

Las proteínas y su función en nuestro organismo

LAS PROTEÍNAS Y SU FUNCIÓN EN NUESTRO ORGANISMO

Por el equipo de redacción de HSD Sports Nutrition

Hoy en #ThePowerfulBlog trataremos sobre esa deliciosa materia prima que necesitamos para vernos bien y acrecentar nuestra masa muscular: las proteínas, mismas que para dicho crecimiento muscular, es necesario provocarles pequeños desgarres a través de la resistencia con pesas en el gym.

Cuando los tejidos se regeneran de manera natural, aprovechan las proteínas y aumentan su volumen, y no sé si lo sabías, pero aumentar nuestro consumo de proteínas durante la dieta nos provoca una sensación de saciedad y nos evita tener hambre de más.

El hipotálamo está ubicado en el cerebro y es el que controla el apetito y la saciedad. Las hormonas tales como el péptido similar al glucagón tipo 1, péptido YY y el glucagón, secretados por varios órganos y tejidos del organismo, se ven afectadas por el hipotálamo. Las proteínas dietarias influyen profundamente en estas hormonas, lo cual ayuda a explicar por qué las proteínas son importante para perder peso pero manteniendo nuestra musculatura durante nuestra dieta.

PROTEÍNAS DE ALTA CALIDAD

El valor biológico de la proteína es la proporción de proteína absorbida que es retenida y utilizada por nuestro organismo. Representa la capacidad máxima de utilización de una proteína. Cuanto mayor sea el valor biológico de las proteínas de un alimento, contendrá mayor cantidad de aminoácidos esenciales.

Las proteínas de alto valor biológico presentan todos los aminoácidos esenciales en proporciones satisfactorias. También se les llama proteínas de alta calidad o completas y éstas son de origen animal.

PROTEÍNAS DE BAJO VALOR BIOLÓGICO

Las proteínas de bajo valor biológico contienen un menor número de aminoácidos esenciales o presentan alguno de ellos en cantidades pequeñas. También se les llama proteínas de peor calidad o incompletas y éstas son las de origen vegetal.

Por eso, a la hora de planificar nuestra alimentación, no valoramos igual las proteínas provenientes del pollo o del atún, a las que proceden del arroz o de la pasta. Esto no quiere decir que tengamos que suprimir los vegetales o los cereales en nuestra dieta, pues aunque su valor biológico es menor, nos aportan vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes, etc. Además de ser una excelente fuente de carbohidratos de bajo índice glucémico.

SU PARTICIPACIÓN EN NUESTRO CUERPO

Las proteínas tienen a su cargo una función estructural importante no sólo en todos los tejidos corporales, sino también en la formación de enzimas, hormonas y diversos líquidos y secreciones corporales. Como anticuerpos, participan en la función del sistema inmunológico. Participan en la síntesis de las proteínas tisulares y en otras funciones metabólicas especiales.

En los procesos anabólicos éstas nos proporcionan los aminoácidos necesarios para construir y conservar los tejidos corporales. Como fuente de energía son equivalentes a los carbohidratos, pues proporcionan 4 kcal/g. Sin embargo son mucho más caras, tanto en términos de adquisición como en la cantidad de energía necesaria para su metabolismo.

En la forma de lipoproteínas, las proteínas participan en el transporte de triglicéridos, colesterol, fosfolípidos y vitaminas liposolubles. Muchas vitaminas y minerales están unidas a proteínas de transporte específicas. La albúmina, por ejemplo, transporta ácidos grasos libres y bilirrubina y también muchos fármacos.

Las proteínas contribuyen asimismo a la homeostasis, al conservar las relaciones osmóticas normales entre los líquidos corporales. Las proteínas pueden combinarse con sustancias ácidas o básicas y de esa manera tienen el equilibrio de sangre y tejidos.

Después de leer esto, ¿no se te antoja una pechuga de pollo asada antes de que nos vayamos a entrenar..? Sigue pendiente con más información aquí en #ThePowerfulBlog de HSD Sports Nutrition.